Idioma:

  • Español
  • English

Contador

  • 640116Total visitors:

OCDE y Soberania

Por Alvaro Tomas

Es increíble lo que ha logrado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con sus ataques constantes a los centros financieros de los países no miembros de ese cartel. Creada en 1951, como parte del Plan Marshall después de la Segunda Guerra Mundial, la OCDE pasó de ser una organización para ayudar a la reconstrucción y fomentar la cooperación entre países a una que busca redefinir el derecho internacional público y concepto tradicional de soberanía.

Los principios de soberanía fiscalpueden ser trazados al Tratado de Westfalia firmado al finalizar la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Desde esa época, el derecho público -aquél que regula las relaciones entre el estado y los particulares- se ha encargado de darle fundamento jurídico a los estados para crear impuestos con el objetivo de financiar sus gastos o eliminarlos si se pretende estimular la economía. La política fiscal de cada país se puede definir, simplemente, como el uso del gasto público y la recaudación de impuestos para influir en su desarrollo económico. Las ideologías de los partidos más grandes de los Estados Unidos se diferencian, en gran medida, en la necesidad de eliminar impuestos y permitir que la empresa privada estimule la economía (los republicanos) o en la necesidad de aumentar los impuestos y que sea el Estado el que ayude al incentivarla con el gasto público (los demócratas). Así de importante es la política fiscal en determinar el futuro de las naciones.

Hasta hace poco, el derecho de un estado a establecer o no sus impuestos era inalienable. Era, incuestionablemente, uno de los actos soberanos más importantes. Ahora la OCDE pretende que los países en vías de desarrollo dejemos esta herramienta para atraer inversiones, activar el crecimiento, desarrollar obras sociales, etc. Nos impusieron la globalización, nos adaptamos, estamos compitiendo y ahora piden cacao.

Resulta increíble que, a estas alturas del siglo 21, un organismo no gubernamental, no electo, que no nace de un tratado internacional basado en el derecho internacional público, repleto de tinterillos, tenga la osadía de transformar el concepto tradicional de soberanía.  Nos piden que subamos impuestos para que la competencia sea justa -recuerden el famoso reporte de “Harmful Tax Competition” (1998)- pero Irlanda (miembro de la OCDE), hace apenas unas semanas, bajó la tasa de impuestos para que las empresas tecnológicas se instalen en su país a una tasa de 6.5% anual. ¿Esto es el “level playing field”?

Este será el comienzo de una larga lista de derechos soberanos que la OCDE pedirá eliminar a Panamá si cedemos a su táctica de blame and shame. Y todo esto ante la complicidad de una mórbida Organización de las Naciones Unidas.  Estamos ante el nuevo imperialismo económico del siglo 21. ¿Qué vendrá después? ¿Que obliguen a Panamá a tener renta universal? ¿Será que en ese momento los panameños nos daremos cuenta del daño que hizo la OCDE, cuándo nos toquen el bolsillo?

Ya algunos notables en Suiza y en las dependencias británicas que tienen centros financieros reconocen que fueron irresponsables al aceptar, en forma inmediata y sin cuestionar, las condiciones de la OCDE. Dice el profesor emérito Philippe Braillard de la Universidad de Ginebra: “Los Estados Unidos tiene cero credibilidad cuando critican a los paraísos fiscales y a las leyes de confidencialidad suizas, si aquel es uno de los centros más grandes de evasión fiscal.” Les exhorto a leer el comunicado completo denominado Suiza Debe Defender su Centro Financiero publicado el 4 de marzo de este año. Ver: http://www.wealthbriefing.com/html/article.php?id=167751#.VtmVh-bFkVt

El IFC Forum, un grupo multidisciplinario de profesionales que operan en las dependencias de la corona británica, ha llegado a similar conclusión. Cito a su asesor Richard Hay: “Los clientes que desean evitar los CRS (Common Reporting Standards) pueden mover su plata a los Estados Unidos para aprovecharse de la poca diligencia que aplican ahí. Como ahora aparenta reconocer la OCDE, solo toma un hueco para que se salga el aire del globo. Los Estados Unidos debe aceptar los CRS para que sean efectivos”. Ver: http://www.businessbvi.com/business/legal/item/920-common-reporting-standard-must-include-all-major-financial-centres-to-be-effective-warns-the-ifc-forum.

Mi abuela decía: el que paga la orquesta manda en la fiesta. Por eso, la OCDE nunca criticará a los Estados Unidos ya que dicho país aporta 21 % del presupuesto de dicho organismo (son 34 países miembros). Presumo que Pascal Saint-Amans, crítico acérrimo de Panamá, jamás se quejará de los Estados Unidos puesto que, parafraseando el proverbio chino, no querrá morder la mano del amo que le da de comer.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>